Etiquetas

, , , ,

Echo. Jungjin Lee. Spector Books.

 

Tapa dura. 30,5×22 cm. 124 paginas, 8 desplegables. Color y blanco y negro.

Fotografías, Jungjin Lee. Texto, en alemán e inglés, Thomas Seelig, Liz Wells, Lena Fritsch, Hester Keijser.

Edición, Doris Gassert, Thomas Seelig.

Diseño, Helmut Völter.

Traducciones, Ishbel Flett, Kevin Kennedy.

Litografía, Hausstätter Herstellung, Berlin. Imprenta, DZA Druckerei zu Altenburg.

1° edición, firmada. Spector Books, Fotomuseum Winterthur. 2016.

 

Echo es el catalogo publicado para la exposición de Jungjin Lee ( 1961,Corea ) en el Fotomuseum de Winterthur, exposición que se puede ver hasta el 29 de enero de 2017. Jungjin Lee estudio en EE-UU,  (sigue viviendo entre Nueva York y Seul ), y es allí una fotógrafa muy reconocida, con obra en los mas grandes museos. Su reconocimiento en Europa llego mas tarde, después de su participación en el proyecto colectivo en Israel y Cisjordania ” This Place” y su posterior publicación por Mack,  Unnamed Road, en 2014. Tiene publicados bastantes libros ya, el ultimo  Everglades con Nazraeli.

 

 

 

El catalogo recorre 11 trabajos, del año 1989, Untitled, al año 2007, con Wind.Unos trabajos que tienen que ver con el paisaje, en este caso del desierto de Estados Unidos, con el espacio, geometría y materia, y también con la cerámica, que ha estudiado Jungjin Lee en Corea. Un recorrido entre el este y el oeste, la muestra de una identidad tanto occidental como marcada por la cultura asiática y su origen.

 

 

Lo que salta a la vista primero es el aspecto de  las fotografías. Jungjin Lee pasa una emulsión liquida “Liquid Light”, con brocha, sobre papeles tradicionales Coreanos, papel de arroz hecho a mano. Eso hace que tengan una textura especial, pareciendo mas pintura que fotografía. Así se pone en evidencia el camino de la artista, la búsqueda poética y profunda del espíritu de la materia y el espacio. El resultado no es abstracto,  y aunque tiene mucho de minimalista, es táctil y orgánico, como una respiración o un susurro.

 

 

Jungjin Lee nos acerca a la meditación. Hay en su trabajo un elemento espiritual y poético, arraigado en la esencia misma de la materia y el espacio. Sus obras casi nunca tienen presencia humana, si no en su huella, su paso y su memoria. Las cerámicas , cual unos tótems, son recipientes de tiempo y de memoria, incorporada en la textura  de las mismas.

 

 

Toda su obra nos habla de levedad y peso, de lo corpóreo y lo espiritual, de materia, densidad y aire. Del occidente y oriente. De la permanencia y lo etéreo.                                     Nos hace ser conscientes del espacio que ocupamos, y de la belleza del vacío y sus limites. Sin presencia humana, sin embargo, su obra es profundamente humana, recordándonos el valor de la vida en sus pequeños detalles, la sencilla poesía de lo cotidiano.

 

 

Mis fotografías son pobres para transmitir la calidad de estas imágenes. Solo se puede adivinar la sensación que crea el papel Hanji, su delicado aspecto. En el se posa la arena, se fijan las raíces, en el las pagodas se extienden altas y profundas, en el el mar es espeso. En el corre el viento.

 

https://jungjin-lee-oh21.squarespace.com

http://spectorbooks.com/echo

 

 

Anuncios