9 de enero 2018. Misho, Emi Anrakuji.

Misho, Emi Anrakuji. Shinto Co. Ltd. 2017.

 

 

Tapa blanda, con estuche y banda obi con sello japonés Hanko. 30×21 cm. Blanco y negro, 32 paginas.

Fotografías, Emi Anrakuji.

Texto en inglés y japonés.

Encuadernación a mano.

Edición, Rui Ribeiral, Paulo Nozolino.

Diseño, ilhas studio.

Impresión, Lavandaria, en serigrafía con tinta fotoluminiscente, que se ilumina en la oscuridad después de la exposición a la luz.

1° edición, numerada y firmada. Tirada 77/250. Esta, con serigrafía numerada, con sello y firmada 1/5, impresa a mano en la galería in)(between de Paris, en noviembre 2017.

Shinto Co.,Ltd. Portugal. 2017.

 

 

Misho es el nuevo libro de la japonesa Emi Anrakuji ( 1963, Tokyo ), un trabajo que nace con su serie 1800 millimètre . Emi Anrakuji, fotógrafa todavía poco conocida, tuvo una exposición en Madrid durante PHE el año pasado en la galeria Blanca Soto con este mismo trabajo. 1800 millimètre es el tamaño de su cama, un espacio confinado en el que se encontró durante largo tiempo debido a un tumor cerebral. Habiendo entonces  perdido la vista por la enfermedad, cuenta cómo la cámara se convirtió en sus ojos, redescubriendo el espacio de su cuerpo y lo que le rodeaba.

 

Misho es un libro intimo y doloroso. Una intimidad hecha de autorretratos desnudos o casi, apenas cortinas, o la cabellera larga de Emi, espejos y reflejos, tapando siempre su rostro. El cuerpo es siempre el centro del trabajo de Anrakuji, siempre el suyo, que retrata con una cámara con retardador de 10 segundos.

 

En el marco de la habitación las fotografías resultan opresivas. La desnudez, cruda y frontal, sin afectación, “lejos de ser erótica”,  dice Emi en alguna entrevista, es una búsqueda, la experiencia de un descubrimiento, una transformación. El espectador, mudo e incómodo, se encuentra desarmado. Al fin y al cabo, dice Emi en el texto al final del libro:

Creo que la mayor parte de nuestra vida está hecha de sentimientos negativos- frustración, tristeza, dolor, soledad. Y aunque también experimentamos momentos gloriosos, la felicidad es solamente un placer modesto- mirar al cielo, la belleza de la luz y la sombra proyectada por el sol o la luz de la luna, el aroma de las flores llevado por el viento. Como la consciencia colectiva inherente a esas cosas, mi trabajo no es solo sobre mi- es también sobre Vosotros.

 

Misho, primer libro editado por Rui Ribeiral, de la librería Photobookcorner, es también un objeto muy cuidado, con su estuche y banda obi y sello japonés, su papel rugoso y espeso serigrafiado, la tinta fotoluminiscente… Emi Anrakuji ha editado anteriormente libros con la norteamericana Nazraeli libros fabulosos, copias de sus libros hechos a mano. Este es también uno de los más logrados, un objeto incandescente.

 

http://cuatrocuerpos.com/category/autores/anrakuji-emi/

http://www.bjp-online.com/2015/07/emi-anrakuji-18-millimetres-its-the-size-of-my-bed/#closeContactFormCust00

Entrevista a Emi Anrakuji en Clavoardiendo, por Imanol Marrodán:

https://clavoardiendo-magazine.com/mundofoto/entrevistas/emi-anrakuji-y-la-intimidad-del-cuerpo/

http://the-space-in-between.com/2015/04/21/emi-anrakuji-mapping-embodiment/

Podéis encontrar Misho también aquí.

 

IMG_20180109_202324181~2

 

Anuncios

28 de diciembre 2017. Untitled, Alexander Binder/Peak Oil, Geert Goiris. The end of the world as we know it…

Untitled, Alexander Binder. Yard Press /Peak Oil, Geert Goiris. Roma Publications.

 

Dos libros muy distintos reunidos aquí de manera algo iconoclasta. Alexander Binder y Geert Goiris tienen poco en común, el primero con una visión alucinatoria rozando el misticismo y lo oculto, el segundo con imágenes siempre reales y de gran belleza formal pero que provocan extrañeza, la incómoda sensación de encontrarse en otra dimensión. Los dos sin embargo me transmiten la idea de un mundo al borde de la caída…

Untitled. Alexander Binder. Yard Press. 2017.

Tapa blanda. 29×22 cm. Cubierta plateada. Blanco y negro. 200 paginas.

Fotografías, Alexander Binder.

Diseño, Giandoménico Carpentieri.

Edición, Achille Filipponi.

Offset.

1° edición, firmada. Tirada 300.

Yard Press. Italia. 2017

 

 

IMG_2860

 

No tiene nombre la nueva publicación de Alexander Binder con la excelente editorial italiana Yardpress, o quizá Sin titulo sea su nombre… Algo que no se puede nombrar, en todo caso, irreal como los sueños o el mundo de las sombras. Siluetas humanas, esqueletos, fragmentos de cuerpos, plantas, animales aparecen aquí en medio de una luz espectral. De donde salen? En que mundo están? A veces parecen alienígenas, espíritus venidos de otro tiempo u otra dimensión.

 

Plantas e insectos resultan lo mas cercano, reconocible, pero su presencia no deja de ser inquietante. En un mundo donde los humanos no son mas que fantasmas o apariciones, animal y vegetal son portadores de vida, símbolos de creación.

 

Alexander Binder no sigue una narración evidente, pero si un flujo oscuro, sueño o pesadilla en la cual todo se vuelve otro y la percepción se borra. Opiáceos, pérdida de conciencia, tránsito de un estado a otro, las fotografías habitadas de Binder son la representación de un universo mutante. ¿Donde está lo humano? ¿Que lugar ocupa el hombre? La memoria de este parece haber desaparecido o solamente queda de ella momentos fugaces. En un tiempo en el que la historia solo se representa con edificios apunto de derrumbarse, espadas que luchan contra el aire , que queda de ella? El jardín de Edén está poblado de espectros sin voluntad.

 

 

 

Peak Oil. Geert Goiris. Roma Publications. 2017.

 

Tapa blanda. 30,5×24 cm. 68 paginas + copia original. Blanco y negro y color. 6 paginas, papel distinto, fotografías en película infrarroja.

Fotografías, Geert Goiris.

Texto en inglés y francés, en cuadernillo separado, Steven Humblet ...but for the tortoise. Traducción inglés-francés, Katia Sakoschek.

Edición, Geert Goiris.

Diseño, Roger Willems.

Impresión, Mart. Spruijt, Amsterdam.

1° edición, especial con copia firmada y numerada. Tirada 250/600. Edición Rubis Mécénat, tirada 700.

Proyecto publicado  por Roma Publications con la colaboración del Fondo de Rubis  Mécenat. 2017.

 

El nuevo libro de Geert Goiris ( el 4°, que yo sepa ) ha llegado justo a final del año, cuando ya estaban publicadas todas las listas de mejores libros de 2017 , prueba mas, si hacía falta, de que el  artista belga se sitúa fuera de cualquier consideración de ‘mercado’. Peak Oil, publicado una vez más por Roma Publications  es, como acostumbra Goiris y la editorial, un objeto  cuidado con mucho mimo en todos sus detalles, todo un lujo.

 

Extraña en un primer momento ver que Peak Oil sea un trabajo fruto de un encargo de Rubis Terminal en Francia y Europa. Rubis Terminal es un gran grupo industrial de Logística y almacenamiento de productos químicos. Pensar que Goiris ha trabajado para el grupo petrolífero da vértigo si nos olvidamos de su talento… Peak Oil ha sido una exposición en el Frac de Rouen y dos instalaciones en el puerto industrial de la misma ciudad, sede de la casa madre de Rubis, antes de la publicación de este libro.

Pasado ese cabo, nos damos cuenta que Geert Goiris alcanza otra cumbre de sutileza y profundidad con este trabajo, tanto formalmente como en el concepto y contenido. Peak oil es el momento en el que la producción de petroleo llega a su punto máximo, ( Peak oil barrel ). Desde ese punto solo cabría contemplar el declive…

 

Goiris mezcla fotografías de instalaciones y lugares industriales y otras de paisaje y naturaleza y muy poca presencia humana para crear un narración filosófica sobre un tiempo que acaba y la huella que el petróleo deja en el mundo. A lo largo de la historia este ha ido atravesando la tierra de manera escondida y silenciosa, magma de residuos en descomposición, hasta llegar recientemente a la superficie, nos recuerda el texto de Steven Humblet, narrando la historia de su explotación hasta hoy.

Del petroleo en las instalaciones no vemos nada, ni de su extracción. Solo momentos fuera del tiempo, espera o pausa. Barcos vacíos, caminos secundarios, primeros planos abstractos de tubos y maquinaria, estructuras laberínticas de fabulosos colores.

 

 

A este trabajo documental sobre estas instalaciones, (Goiris ha visitado y fotografiado las doce terminales de Rubis en Europa ), le acompañan una serie de fotografías en blanco y negro en infrarrojo, creando una atmósfera fuera del tiempo, imágenes lavadas, irradiadas, de una naturaleza cercana a los almacenes.

En otros trabajos anteriores de Goiris era mas evidente la duda, el misterio, o cierto malestar ante las fotografías; son estas reales? Es recreado el paisaje? Que pasa aquí? El escenario de Peak Oil en este sentido no puede ser mas real, con sus construcciones y maquinaria pesada, y sin embargo el tiempo es irreal, todo está parado, o tan lento. El petróleo, que activa las comunicaciones y la econmía, símbolo de velocidad siempre mayor, está a punto de agotarse, y con él un mundo tal como lo hemos conocido hasta ahora. La llama del encendedor de plástico poco puede frente a la tortuga Centrochelys, superviviente  del desierto de África. Nuestra forma de vivir llega a un fin, y este no la predicción de un hipotético profeta , como se podía entrever en Prophet anterior libro de Goiris, sino un futuro real y científico, mucho mas inquietante.

 

 

Las fotografías de Goiris siguen teniendo la fabulosa cualidad de la extrañeza, de la premonición, y más que nunca el poder evocador de la tensión entre el aquí y allá, presente y futuro. La tierra que alberga el petroleo contiene la memoria de nuestro tiempo, por siempre, mucho más que la mano que lleva esa llave frágil, crepuscular.

 

22 de diciembre 2017. Greetings from photobookland. Halfstory halflife ( chris Pickett ), Raymond Meeks.

No hay tregua, esto es una historia interminable.

Llegan fechas marcadas en el calendario en las cuales todo tendría que ser alegría paz y amor, la época de las listas de favoritos y recomendaciones. No habrá aquí mas listas, ( las podéis encontrar en muchos lugares, y aquí , que cada uno si quiere se acerque a las librerías reales o on line ( independientes, por favor ! ), y busque los autores que mas le gustan.

Yo soy afortunada , pero a menudo me falta el tiempo, que se escapa volando.

Raymond Meeks es un maestro en evocar el paso del tiempo, en transformar un paisaje o un momento en una palpitación del aire, fugaz.

 

Halfstory halflife ( chris Pickett ), libro hecho a mano, ultimo capitulo publicado de la serie Furlong, llega con el invierno, contando una historia de verano. Como ya es costumbre, Meeks reutiliza el papel de un libro de arte para construir su propio libro, y encontramos ángeles e iconos rusos en el reverso del leporello. El material importa siempre en los libros de Meeks, tan cuidados son los detalles, la propia caja del film de Fuji utilizado para estas fotografías, el papel espeso, la encuadernación…

 

Halfstory es mas melancólico que los precedentes Furlong, o por lo menos sentimos más la tensión, el final de algo, una tristeza latente de algo que acaba y no volverá a pasar. Una historia a medias, la de Chris Pickett el joven protagonista en un momento de su vida donde es perceptible el cambio.

 

IMG_2823IMG_2826IMG_2828IMG_2829IMG_2830IMG_2831IMG_2832IMG_2833

 

Meeks mezcla en las 16 paginas del libro tres tipos de fotografías, una copia original en gelatina de plata, fotografías impresas y varias copias ortho film en transparencia  ( no me preguntéis nada de técnica…), montadas en papel. El resultado es un trabajo de una excepcional sensibilidad, que desgraciadamente mal se puede apreciar en mis fotografías. Entre estas paginas llenas de poesía corre un infinita ternura y nostalgia, tristeza y esperanza, la evidencia del paso del tiempo, inexorable; la torpeza e ingenuidad de la juventud y el dolor del final de la inocencia.

 

IMG_2834IMG_2835IMG_2836IMG_2837IMG_2838IMG_2839IMG_2840IMG_2841IMG_2842IMG_2843

El paisaje de Furlong, el lugar donde el río da un salto, es un espacio protector y secreto, casi una cueva mística. Es también el lugar de la prueba, donde se mide el valor frente al vacío, ese momento de abandono en el salto, un ritual necesario. Se para el tiempo en un gesto, se dibuja en el aire el paso hacia otra dimensión. Chris Pickett ha cruzado la linea, ha pasado el umbral, aun con la mirada llena de duda e inquietud. No hay vuelta atrás.

IMG_2846IMG_2847IMG_2849IMG_2848

De todos los trabajos que conozco de Meeks, este es el que más me emociona, donde más se aprecia su delicada sensibilidad y su habilidad para plasmar en unas fotografías lo que parece indescriptible, la vida que corre a través del papel. Poesía, gracia y magia se juntan aquí invocando a la vida frente a la muerte, con absoluta ternura. Amor incondicional.

 

Halfstory halflife ( with chris Pickett ) . Raymond Meeks. Autoeditado. 2017.

En caja FujiFilm Professional Film Acros Panchromatic iso 100. 27,5x 22,5cm, con fotografía pegada.

Libro, tapa blanda, 20,5 x 15,5 cm, con fotografía en transparencia montada en papel en la cubierta, otra gelatina de plata en contracubierta.

Blanco y negro. 18 fotografías, más una copia original firmada y numerada 23/40.

Encuadernado a mano, sobre papel reutilizado.

1° edición, firmada.

RaymondMeeks, 2017.

 

 

 

 

4 de diciembre 2017. Bookjockey en ViPhoto.

 

 

De vuelta de un fin de semana intenso participando en la Feria ViPhoto, en Vitoria-Gasteiz , quiero agradecer aquí la invitación del gran equipo organizador! Gemma y Pilar, entre otros, me han cuidado con mucho cariño, a mi y a todos los invitados a la feria!

Han sido 3 días de ver fotografías, conocer a mucha gente, participar en mesas redondas sobre el fotolibro y la fotografía y escuchar a grandes profesionales ! Además de estar rodeada de amigos y disfrutar como una niña de una blanca Vitoria-Gasteiz!!!

 

Os dejo aquí la lista de libros que presenté en el bookjockey del sábado 2 de diciembre, bajo el titulo de “Identidades”, con la banda sonora que lo acompañaba.

Muchísimas gracias a todos, larga vida a ViPhoto, hasta pronto !!!

 

Jorinde. Ellen Korth. Autoeditado. 2013

Mädchen. Diana Scherer. Van Zoetendaal Publishers. 2014

 

 

Moises. Mariela Sancari. La Fábrica. 2015

 

Taking off. Mariken Wessels. Art Paper Editions. 2015

 

 

Hard Copy. Maya Rochat. 2012. Monospace Press/ Delphine Bedel

Bleu. Alix Marie. Mörel Books. 2017

 

Shenasnameh. Amak Mahmoodian. ICVL Studio/ RBBPublishing. 2016

Fear of Disappearance. Mariya Ustymenko. Akina Books. 2015

Unnamed Road. Jungjin Lee. Mack. 2014.

 

 

 

 

 

 

 

27 de noviembre 2017. All Quiet on the Home Front. Colin Pantall.

All Quiet on the Home Front. Colin Pantall. ICVL Studio. 2017

 

En caja de carton, hecha a mano, Wild Brown 450 gr, con lino grabado en cubierta ( dibujo de Isabel Tanko ).  25×20 cm. 112 paginas. Color.

Fotografías, Colin Pantall. Texto, en inglés, Colin Pantall.

Edición, Colin Pantall, Alejandro Acín.

Diseño, Alejandro Acín.

Papel Mohawk polar 120 gr. Encuadernación OTA Binding.

Prepress, Tom Groves. Impresión, PurePrint.

1° edición, con copia original firmada y numerada, 12/ 50 de la edición de suscriptores.

ICVL. Noviembre 2017.

 

 

Hoy es mi cumpleaños, y aunque ya tengo este libro desde hace unos días, lo recibo como un regalo. El que nos hace Colin al hablar de su condición de padre,

Llego a París Colin Pantall ( Bath, Gran Bretaña ) con su primer libro, All Quiet on the Home Front. Colin es fotógrafo, escritor ( contribuye al British Journal of Photography ), profesor, también tiene un blog sobre fotolibros.

 

No se encuentran muchos libros en los que un hombre cuenta su experiencia de padre, su relación con su hija, (Isabel, 16 años hoy), y el cambio que ha supuesto en su vida, de una manera tan honrada, bella y conmovedora.

Colin fotografía a Isabel y al hacerlo se retrata a si mismo, descubriendo a través de ella una nueva identidad de padre . Su felicidad, sus alegrías, su sorpresa ante la mirada de Isabel, sus ojos verdes ( como la cubierta del libro?), llena de energía y a ratos desafío. Sus dudas, angustias y temores ante el futuro, el reconocimiento del miedo ante la muerte, siempre presente nos dice, su vulnerabilidad confesada.

 

 

Fotografiada entre 2005 y 2017, Isabel llena todo el libro con su energía y aplomo, con momentos de evidente complicidad o simplemente en su mundo. Dentro del domicilio, en la intimidad del hogar y la luz cálida de la tarde, pero sobre todo en el exterior, en las colinas cercanas, en la playa o el bosque, donde Colin busca crear unos lazos, un sentimiento de pertenencia común. El espacio, el paisaje es tanto un terreno de complicidad como un lugar virgen  de descubrimiento, donde aprender a conocerse el uno al otro, calmar sus dudas y afirmarse como padre.

 

Son momentos sencillos, bellos y melancólicos, porque el tiempo no se detiene. Isabel ya no será nunca más la niña que fue. Ser padre es dar y saber que tienes que renunciar… “I wish Isabel away. I always wish her back.”

 

Mucho mas se podría decir de este libro, de su encanto, de la fantástica naturalidad de Isabel, de la calidad de la luz y los colores, la calidez del papel que lo hace tan agradable al tacto. De lo universal y sin embargo intransferible que es la experiencia de la paternidad, y la proximidad que todos sentimos con Isabel y Colin. De la infinita ternura y gran angustia que queda plasmada en los caminos de tierra en estas fotografías. Gracias por este generoso regalo, suerte para el futuro, Colin y Isabel.

http://icvlstudio.com/product/all-quiet-on-the-home-front-signed-book

 

 

22 de noviembre 2017. Good Goddamn. Bryan Schutmaat.

Good Goddamn. Bryan Schutmaat. Trespasser. 2017

Tapa blanda, con grapas anchas.  30 x 23 cm. Con poster, desplegado 51×38 cm. 44 paginas. Blanco y negro.

Fotografías, Bryan Schutmaat. Texto, en inglés, extracto de la canción “High, low, and in between”, de Townes Van Zandt.

Papel Mohawk Superfine. Diseño, Cody Haltom y Bryan Schutmaat.

Preimpresión, Eric Clark. Impresión, The Insite Group, Bryan, Texas.

1° edición, firmada. Tirada 750.

Trespasser, Austin, Texas. USA. 2017

 

Un nuevo libro de Bryan Schutmaat es un acontecimiento tan esperado, después del magnifico Grays the mountain sends . Good Goddamn es un libro corto, de solo 27 fotografías, un short story como podemos encontrar en grandes nombres de la literatura Norteamericana.

Trespasser, que lo publica, es una editora independiente, y esta es su primera publicación. Como está basada en Austin, donde vive Schutmaat, podemos pensar que se trata prácticamente de una auto edición…

Good Goddamn es una historia real, unos días pasados en Normangee, Leon County, condado rural de Texas, en febrero de este mismo año. Días pasados con su amigo Kim, justo antes de que este fuera encarcelado, nos dice Bryan. Schutmaat narra aquí sus últimos días de libertad.

 

 

De la poesía que emanaba de Grays the mountain sends y su visión tierna y melancólica de una tierra y su población casi rota o desaparecida, queda aquí una versión dura y terriblemente solitaria, pero muy bella. No hay lugar para la ternura en estas paginas, fuera de la amistad y respeto entre los dos hombres. La carretera que abre el libro se adentra en la noche, en blanco y negro. Aquí no hay grandes espacios míticos, pero si campos de barro y bosques cerrados. Perspectivas recortadas, planos cortos figuran el porvenir de Kim. Schumatt es un fotógrafo ( iba a decir un pintor ) de los dejados de lado de la gran América, y Kim lo es ciertamente, sin mas necesidad de conocer su historia o las circunstancias que le llevan a la cárcel. Los últimos días que pasa en libertad son días de caza, búsqueda muda, violencia contenida.

 

Hay mucha soledad en estas fotografías, muchas horas pasadas en un campo cómplice, un terreno de caza  donde el fusil es la presencia más cercana, el compañero mas fiel. Es curioso como el trabajo de Schumaatt sigue describiendo un mundo esencialmente masculino, de vidas rotas o de un vacío emocional. La mujer no tiene su lugar aquí, o solamente clama su ausencia.

 

 

Pero la caza cumple su misión. Al volver, Kim parece otro, un hombre apaciguado o al borde de encontrar la paz, un hombre remitido, que tiene un futuro. El camino recorrido entre estas paginas es duro y sobrecogedor, Schumaat es un maestro de la narración, con una muy bella historia de amistad y redención.

 

 

La música de Townes Van Zandt acompaña esta historia, con su letra triste y a menudo desesperada. Aquí el camino acaba con el renacer de la primavera. Precioso libro.

 

 

 

 

20 de noviembre 2017. De vuelta de París.

De vuelta de la locura de Paris Photo, os cuento aquí mi experiencia de una semana larga y tan corta a la vez, pasada corriendo cerca del Sena… Esto es solo un relato, cada cual que ha estado en París tendrá el suyo.

Un año mas, y se repiten las palabras del año pasado por las mismas fechas: las ganas de encontrarse con caras conocidas, la intención de comprar menos libros, de evitar la ansiedad, de disfrutar de Paris y sus exposiciones. Pasa el tiempo y la ciudad sigue siendo tan atractiva, un nudo emocional, gigantesco “hub” para los amantes de la fotografía y los fotolibros. Para mi, lejos de Hondarribia, es una vez más la oportunidad de ver a los amigos, de echar de menos a otros que no han podido venir, de conocer caras nuevas, de hablar de la colección en San Telmo y los nuevos proyectos.

 

 

París es mucho París, y la oferta cultural es inabarcable, además de la propia feria. La lista de exposiciones imprescindibles ya daba vértigo antes de llegar. Sophie Calle, Penn, Sibidé, Dragana Jurisic, Albert Renger-Patzsch, El MoMa en la Fundación Vuitton, Dada Africa, Clément Cogitore en Le Bal, el Palais de Tokyo, Paysages Français en la Bibliothèque Nationale  etc, etc…sabía que iba a sufrir por no poder ver todo. Y así fue.

Sin contar los innumerables eventos organizados alrededor de la feria, como Photo Saint-Germain, o los pop-up de galerías o editores… En cuanto a la feria, este año ( un año mas…) iba con el firme propósito de no caer en la tentación pletórica de Offprint, y casi casi lo consigo…

Polycopies no se puede evitar, para que ir a París si no ?… Desde hace 3 ( o son 4 ya? ) años, el barco Concorde-Atlantique es el mejor sitio de la ciudad para ver y hablar de fotolibros, y encontrarse con conocidos y amigos, muchos, con o sin libro nuevo.

Empecé el maratón parisino en el siempre interesante Palais de Tokyo, muy cerca de donde estaba hospedada, viendo una exposición de la francesa Camille Henrot, videos o instalaciones, a punto de caer en su río de oro. La visita ha resultado menos intensa que la del año pasado, pero este otro Palais siempre vale la pena ( y su librería ! )

 

Visité el día de la inauguración los pasillos alfombrados del Grand Palais, como visitas un museo, entre admiración, deseo y frustración, pero también con estoicismo, entre tesoros vintage y simpáticos VIPs ( Patti Smith comisariaba un espacio, con buenas fotografías ). Obras de Jungjin Lee ( fabulosa ), Hosoe, Masao Yamamoto, Miho Kajioka ( con el enorme placer de saludarle a los pocos días! ), un precioso Adam Fuss en la galería Fraenkel, la estupenda presentación de Astres Noirs en la East Gallery, impecable Dieter Appelt en Galerie Françoise Paviot, Nathalie Boutté en Yossi Milo y Magnin, el Trump l’oeil de Mishka Henner… Espectadora afortunada, aunque no lo suficiente para adquirir las obras, pero saber que están ahí me basta. Y añado que hacer la visita con mi amigo Patrick Maille, saludar a Kazuma Obara o a Vita y Boris Mikhailov es una gran alegría.

Pasé mas tiempo esta vez viendo galerías que editores, por no caer en la tentación, (que me pareció algo menor este año),  aunque ver la lista de nominados al premio Aperture es obligado, y agotador por la presencia masiva de gente. Tres filas para acceder a Steidl, o la cola días más tarde para la firma de Alec Soth en Mack es señal de buena salud para esas editoriales o la afición al fotolibro, menos para mi, ya mareada a esa hora…

Luego la primera de muchas visitas al barco de Polycopies, para saludar, y vuelta a casa.

 

 

Jueves. La exposición de Albert Renger-Patzsch en Jeu de Paume ya estuvo en Madrid, pero no tuve ocasión de verla allí. Magnificas y sobrecogedoras sus fotografías de  bosques o paisajes. Renger-Patzsch ya había inventado muchas cosas que se han visto mucho más tarde.

 

Y de ahí otra vez al barco, donde vi a más amigos, entre ellos Christer Ek, o Juan Cires, y como ya es habitual, mucha presencia española. En la mesa de Dalpine, Sonia había recibido ya A Google Life, de Olga Bushkova, libro ganador del premio a mejor maqueta en Fiebre Photobooks. Montse Puig e Israel Ariño, (el con una bella exposición en el Grand Palais de la mano de Galerie Vu ), los Anómalas, ya tenían desplegados sus libros, los japoneses de Zen Photo atraían a cualquiera con sus joyas exóticas… El Tipi de Andrea Copetti ya rebosaba de ediciones independientes, y en el piso de abajo, mas exotismo con libros rusos, turcos o rumanos, entre otros,  de lo mas apetecibles. Caes en la tentación…

 

 

Esa tarde se abría Offprint, pero yo me fui a la inauguración de la exposición My own unknown, de Dragana Jurisic, en el Institut Culturel Irlandais, con presentación de la gran artista con Natasha Christia. Una bella exposición de la fotógrafa “ex Yugoslava” afincada en Irlanda, todo un lujo que te permite París esos días.

 

 

IMG_20171109_180538488~2

 

Y otro visita también a la exposición “Jeune”, en el Crous de la rue des Beaux Arts, dentro del marco de Photo Saint-Germain, otro evento en el famoso barrio “Rive Gauche”, con muchas exposiciones programadas. Allí exponían Bérangère Fromont y Joseph Charroy, entre otros. Como también lo hacía Léa Habourdin en el espacio mágico de Deyrolle, en rue du Bac, con Everything becomes nothing again. Correr y correr para no perderse nada, así es la vida del “foto drug addict” en París.

 

 

Dormir, y recuperar fuerzas…

Viernes. Visita a la fabulosa exposición de Sophie Calle, y su invitada Serena Carone en el no menos fabuloso Musée de la Chasse et la nature, en rue des Archives. Beau doublé, Monsieur le Marquis , comisariada por Sonia Voss, es un recorrido entre bestiario y autobiografía, y mucho más.

 

 

Me gusta mucho el trabajo de Sophie Calle, su vida ofrecida con humor y poco pudor, pero con una gran delicadeza y sensibilidad. Maravilla de equilibrio entre el drama y la ligereza, entre lo absurdo, lo crudo, lo tierno y lo tan real. Sus obras instaladas en los salones del “Hotel Guénégaud” del siglo XVIII, construido por Mansart, entre marcos dorados, muebles antiguos y sala de armería, es una experiencia irrepetible que solo os puedo recomendar si pasáis por París antes de que acabe la exposición, el 18 de febrero 2018. He tenido además la suerte de visitar la exposición con mi amiga Annakarin Quinto, y de encontrarme allí con Magali Avezou, de archipelago projects ( que luego no vería en Offprint, desgraciadamente ) y Amak Mahmoodian. Un muy gran recuerdo.

Por la tarde por fin llegué a Offprint, en la rue Bonaparte. Fue una visita demasiado corta, en parte para evitar tentaciones, y porque quería seguir más tarde el maratón. Allí unos cuantas paradas para ver a Tiane Doan na Champassak y sus ultimos libros, a Maya Rochat ahora en Self Publish Be Happy, a Kominek con la muy esperada publicación de Bryan Schutmaat, al adorado Stephen Gill. Sergej Vutuc, Patrick Frey, vistazo a Spector books, y ponerse los antifaces para no ver mas.

 

Desde ahí vuelta al Marais, donde Steve Bisson presentaba las novedades de Urbanautica, con el libro de Andrés Medina entre ellos. Bisson es un hombre de mucho gusto, y sus ediciones nuevas son libros sencillos de aspecto pero interesantes y con un acabado de mucha calidad y delicadeza. Andrés no ha podido estar en París, pero Río estaba en buen sitio.

 

IMG_20171110_185844181

 

Cerca de allí se encontraba el Paris Vintage Photobook, donde se habían juntado varios libreros que este año no estaban ni en el barco ni en el Palais, como Claude Lemaire, de L’Ascenseur Végétal de Burdeos, o Clément Kauter, del imprescindible Plac’Art,  Dirk K. Bakker, Zarbie Books, Ofr, y alguno más. Llegué solo a tiempo de saludar a Claude, con frustración o alivio… Un lugar lleno de deseo y peligro.

No habia acabado el día, y la galeria Temple, de Anna Planas y Pierre Hourquet   presentaba The Hobbyist, con Lotte Reimann haciendo lecturas de su libro Bis morgen im Nassen con experiencia virtual de la exposición de Winthertur.

IMG_20171110_205327798

 

Y ya acabé el día en la galería -libreria In Between, de Luigi Clavareau, otro templo de la fotografía japonesa en París, donde había una fiesta con firmas de los nuevos libros de Koji Onaka, de Morten Andersen y de la gran Emi Anrakuji, con presencia del librero de Lisboa, estrenándose como editor, Rui Ribeiral. Precioso libro el de Emi, del que espero volver a hablar aquí.

 

Conocí por fin a Colin Pantall, que llegó a Paris con cajas de su nuevo libro All quiet in the home front, para firmarlos en Polycopies, desde el stand del Tipi. Colin es un gran tipo, y es emocionante ver como habla de su relación padre-hija y lo que ha supuesto para el.

 

 

Ya no quiero aburrir a nadie y solamente diré que el sábado volví al Grand Palais donde Kazuma Obara firmaba Exposure en su version editada por RM. Ya he hablado en el blog de este trabajo de Kazuma, siempre exquisito de sensibilidad y honradez, sobre el accidente de Chernobil. La nueva edición sigue teniendo la misma exigencia, tanto por parte del autor como por la de la editora.

 

received_1483900361688777

 

Todavia no he hablado de los premios de Aperture a mejor libro del año, que ha ganado la gran fotógrafa Indú Dayanita Singh, con Museum Bahvan, editado por Steidl. Caja ( hecha a mano ) de libros- leporello, museo portátil, precioso objeto de una artista que siempre ha valorado el libro en su trabajo. El premio a mejor primer libro fue, sin sorpresas, a Monsanto, de Mathieu Asselin, editado por Actes Sud y Verlag Kettler, un enorme e impresionante trabajo de investigación sobre las consecuencias del uso de los productos químicos del gigante agroalimentario Norteamericano, que se ha podido ver este verano en Arlés. Hay que resaltar la mención especial a La Grieta, de Carlos Spottorno, ( con guión de Guillermo Abril ) editado en España por Astiberri, mezcla de fotolibro y novela grafica, un híbrido dentro del mundo de la fotografía. New realities: Photography in the 19th Century ganó el premio al mejor catálogo, publicado por el Rijiskmuseum/Nai, Amsterdam,  una gran retrospectiva de los inventores de la fotografía, con una bonita cubierta homenaje a Anna Atkins. Todos premios merecidos y esperados…

 

 

Ese sábado acabé el día con una cena organizada  por los editores de la Gould Collection, Russet Lederman, Laurence Vecten y Yoko Sawada, honrando la memoria de Christophe Crison, gran coleccionista y amante de la fotografía, el cine y la literatura. La Gould Collection reune a un gran fotógrafo con un autor literario, el segundo libro, It don’t mean a thing juntando a Saul Leiter con Paul Auster. Una gran reunión de photobooks freaks de muchos horizontes, hablar con el grande Brian Griffin y Delphine Bedel y conocer a Miho Kajioka, arigato !

 

IMG_20171111_223626867

 

 

El domingo llovía. ¿Que mejor que ir a la BNF, biblioteca nacional de Francia? Llegar hasta su puerta fue largo y frío, aún bien acompañada, (verdad, Antonio Pérez Río ? ) pero la espera valía la pena, para ver la exposición Paysages Français, Una aventure photographique, enorme retrato de Francia en mas de mil fotografías y 160 fotógrafos, tanto franceses como internacionales, Koudelka, Basilico, Brotherus, Anne Immelé….  Ya no hubo tiempo para volver a Offprint antes del cierre…

 

 

Si fui el lunes a la Fondation Vuitton a ver la exposición Being Modern: MoMa in Paris. La modernidad llegó a Nueva York venida de Europa, con las maletas llenas de obras maestras, si bien luego los Norteamericanos nos devolvieron su carga  bien digerida. Muy buena exposición la de Vuitton, con bastante fotografía también ( bonita serie de fotos anónimas, Atget, Walker Evans, Arbus, Cindy Sherman, Jeff Wall… ).

 

 

Con la suerte de poder quedarme un poco más, pude escuchar también el lunes la conferencia que dieron Debi Cornwall y Lewis Bush en el Centro de la Universidad Columbia de Paris, con el titulo Photography in the age of Global Surveillance and Perpetual Wars Dos trabajos muy interesantes en los tiempos que corremos, el libro de Debi,  Welcome to Camp America: Inside Guantanamo Bay, estaba en la lista Aperture a mejor primer libro. Lewis Bush está a punto de publicar su nuevo trabajo, The shadows of the state: Mapping, spying, democracy.

 

 

 

No pude ir a Le Bal, ni ver la exposición de Irving Penn, ni muchas cosas mas… Acabo este maratón con la exposición de Malick Sibidé, Mali Twist , en la Fondation Cartier. De Sibidé ya se ha escrito y visto mucho, yo he disfrutado de los vintage y de la banda sonora.

 

Fin del twist à Paris… Vuelvo a casa con más libros de lo que debería, menos de lo que quisiera, y muchos buenos momentos. Más, si se puede, en noviembre del año que viene. Gracias por leer hasta aquí !

 

 

IMG_20171115_112720612

 

 

EnregistrerEnregistrerEnregistrerEnregistrerEnregistrerEnregistrerEnregistrerEnregistrer

EnregistrerEnregistrerEnregistrerEnregistrer