Signataires de la lettre à Sam Stourdzé, directeur des Rencontres d’Arles.

a través de Signataires de la lettre à Sam Stourdzé, directeur des Rencontres d’Arles.

Anuncios

L’amour flou, par Halogénure, revue de photographie indispensable

Merci , Fabien Ribery, Halogénure et Annakarin Quinto!

Le blog de Fabien Ribery

ilias georgiadis 01 © Ilias Georgiadis

Revoilà Halogénure, et c’est une nouvelle fois un bain de jouvence, une source d’enchantements graphiques et de découvertes tous azimuts.

Qu’une telle revue puisse subsister et s’imposer dans le champ de la réflexion sur la photographie contemporaine possédant une vaste mémoire est une joie simple et vraie.

Halogénure est une tribu sauvage, des trognes d’irréductibles ne craignant pas le cannibalisme, des savants en tenue de camouflage, des frelons asiatiques faisant des ravages dans le petit monde de la photographie.

ilias georgiadis 02 © Ilias Georgiadis

CIRCUS-04_Sabrina-Caramanico © Sabrina Caramanico

Dans son édito, Jean Fournier le dit sans ambages, Halogénure, c’est « l’amour du noir et blanc, l’amour du contraste, l’amour du grain, de la fragmentation, de l’imperfection, du malentendu fécond, de la dissolution des formes, de l’amour flou. »

« L’amour des planches-contacts et des tirages faits maisons, des pellicules clandestines et des chimies frelatées… bref, un retour à la photographie âpre…

Ver la entrada original 633 palabras más

3 de agosto 2018. Cry of an echo. Malgorzata Stankiewicz.

Cry of an echo. Malgorzata Stankiewicz. Lecturis, 2018.

 

 

Tapa blanda, con sobrecubierta. 32×23,5 cm. 96 paginas. Blanco y negro.

Encuadernación a la vista.

Fotografías y diseño, Malgorzata Stankiewicz. Texto en inglés, Stankiewicz.

Impresión, Wilco Art books. Papel Munchen Print Cream 80 gr.

1° edición. Existen 17 copias hechas a mano por la artista con papel sumi japonés.

Lecturis 2018. Precio, 29,95 en la editorial.

 

Malgorzata Stankiewicz es una fotógrafa polaca afincada en Suiza. Con Cry of an echo ha ganado el  Unseen Dummy Award de 2017, y ayer mismo presentaba la publicación de Lecturis en la sede de Unseen.

Este trabajo nace en 2016, cuando el gobierno polaco decide una gran tala al bosque de Bialowieza, uno de los últimos bosques primitivos, declarado Reserva de la biosfera por la Unesco. Durante varios meses, Malgorzata fotografía el bosque, y posteriormente altera sus copias con varios procesos químicos para llegar al resultado que vemos aquí.

IMG_20180802_121217047IMG_20180802_121226799IMG_20180802_121236134IMG_20180802_121251015IMG_20180802_121300652IMG_20180802_121319944IMG_20180802_121327609IMG_20180802_121345086IMG_20180802_121404490IMG_20180802_121413098

El bosque es un lugar mágico, y muchas veces ha sido representado en la historia del Arte. Numerosos fotógrafos se han adentrado en él para tratar de descubrir y representar el misterio y la energía que emana de él. En algunos casos es un espacio inquietante, un lugar donde se cristalizan los miedos, como en Forest, de Jitka Hanzlova, en otros es un lugar de meditación y contemplación, con Awoiska van der Molen en Blanco, o Stray, de Paul GaffneyStephen Gill , en Night Procession lo describe como un lugar mágico donde se esconde una vida secreta, lejos de nuestra vista y nuestro cotidiano.

El bosque primitivo añade a esto el poder de contener en él el origen de la vida, la memoria de un tiempo por donde no ha pasado la mano del hombre. Bialowieza contiene aún esa memoria y Malgorzata siente la agresión de la tala programada y la transmite como una herida indeleble .

IMG_20180802_121423661IMG_20180802_121436593IMG_20180802_121448268IMG_20180802_121500243IMG_20180802_121510434IMG_20180802_121518067IMG_20180802_121529398IMG_20180802_121536804IMG_20180802_121607357IMG_20180802_121615642IMG_20180802_121622844IMG_20180802_121631416

Stankiewicz usa procesos químicos para alterar sus fotografías: lavadas, blanqueadas, en parte comidas por el ácido o pintadas con tinta india para retoques. El blanco y negro cobra tonos verdosos y blancos sucios, que se aprecian difícilmente en mis fotografías.  Pero Malgorzata deja cicatrices que son heridas tanto suyas como del bosque. Su proceso silencioso y ahogado en la densidad del espacio es sin embargo muy bello y poético. La huella que queda en estas fotografías parece un pequeño gesto ante la magnitud de lo que está en juego aquí. La metáfora cobra todo su sentido entre las páginas de este llanto. La materia se descompone como la memoria de lo que fue el bosque, desvaneciéndose o desapareciendo en agujeros negros.

IMG_20180802_121647970IMG_20180802_121654923IMG_20180802_121701793IMG_20180802_121709710IMG_20180802_121716988IMG_20180802_121726348IMG_20180802_121740871IMG_20180802_121752049IMG_20180802_121757875IMG_20180802_121804618IMG_20180802_121811920IMG_20180802_121824646#1IMG_20180802_121837749

El bosque es sagrado. Negro, denso, infranqueable, es un lugar donde se forma un magma creador de vida, atravesado por los rayos, donde el proceso de vida y muerte parece inalterable. Esa pura energía también contiene espacios de serenidad y dulzura, acariciados por la luz. Llega hasta nosotros el eco primitivo, el origen de la vida. Malgorzata consigue transmitir en este muy bello libro la fuerza y la fragilidad de nuestro mundo.

 

31 de julio 2018. Just like you, but different. Fiona Struengmann.

Just like you, but different. Fiona Struengmann. Autoeditado. 2017.

Tapa dura, cubierta a mano troquelada. 27,5×21,5 cm.

Fotografías de archivo manipuladas, Fiona Struengmann.

Texto en inglés, Fiona Struengmann.

Diseño, Fina Struengmann.

1° edición, numerada y firmada. Tirada 121/250.

Autoeditado, Fiona Struengmann, 2017. Precio 35 Euros.

 

Este libro bien podría haber figurado el otro día en la entrada sobre la memoria y los recuerdos. Just like you, but different  nace de un archivo de cerca de 7000 fotografías que le proporciona a Fiona Struengmann una coleccionista a la que conoce en un mercadillo. Esta persona acumula cajas y cajas de fotografías durante 50 años y quiere al fin deshacerse de ellas. El archivo proviene de Alemania, y lo podemos situar entre los años 20 y 50. De ese archivo la artista rescata en esta publicación una veintena de fotografías que ella se apodera y transforma.

 

Fiona ( 1986, Alemania ) es una artista que trabaja tanto con la fotografía como con el dibujo. A menudo se mezclan las prácticas en su obra, y aquí nos encontramos con fotografías intervenidas con varias técnicas: borrando parte de la fotografía, usando herramientas químicas, o pintando sobre ella. En algún caso vemos cómo dibuja con aguja sobre la propia imagen.

Son fotografías en las que nos podemos reconocer, o que resultan familiares: grupos de gente paseando por la calle, niños jugando, momentos casuales o que parecen tener poca transcendencia. En cualquier álbum familiar antiguo encontramos cientos de ellas, parientes y amigos discurriendo tranquilamente. Fiona les da un tratamiento dramático y enigmático aislando las figuras, borrando el entorno, haciendo desaparecer o transformando unas circunstancias que solo podemos imaginar o recrear en el espacio dejado en blanco de la pagina.

IMG_20180730_123741640IMG_20180730_123747673IMG_20180730_123756781IMG_20180730_123801679img_20180730_123810744.jpgIMG_20180730_123829544IMG_20180730_123833979IMG_20180730_123843781IMG_20180730_123847977IMG_20180730_123901619

 

La poesía de estas fotografías reside en ese espacio de la memoria en que los recuerdos, borrosos como estas imágenes, son reinterpretados, en el tiempo que juega a favor de la imaginación, de los pensamientos furtivos.

Bailarás aún conmigo?

ahora mañana

ahora luego

ahora ayer

Fiona hace suyos los recuerdos de otros, sus gestos, sus posturas, los paisajes que  habitan. Desde la lejanía y la extrañeza busca un lazo común al que añade una historia, una emoción, que a su vez tiene un eco en nuestra propia memoria. Como nosotros, pero diferente/just like you, but different.

img_20180730_123910347-e1532989192117.jpgimg_20180730_123913924.jpgimg_20180730_123921773.jpgIMG_20180730_123928711#1IMG_20180730_123933644#1img_20180730_123941311.jpgIMG_20180730_123951347#1IMG_20180730_123959351IMG_20180730_124003657

El trabajo de Fiona es muy bello en su aspecto táctil, acentuado por la calidad del papel, en sus capas, sus fondos donde se mezcla el olvido y el resurgir, como brumas perdidas en el tiempo. Rozando la abstracción algunas imágenes lavadas me recuerdan a Twombly y su escritura poética. Rasgos escapados entre las siluetas, fantasmas de otros recuerdos. Las memorias compartidas de Fiona son bellas tanto como enigmáticas.

IMG_20180730_124012037#1IMG_20180730_124021760#1IMG_20180730_124030689

 

La pagina que cierra el libro es una última enigma: lineas y cifras, y un Thank you de agradecimiento. Fiona marca la distancia que le separa de cada persona que le ha ayudado en la producción del libro. La distancia se mide en metros, pero cada linea fina es también una manera de acercarse. Comprendemos que Just like you, but different es  un lazo entre los fotografiados, la archivista, la autora y el lector, entre el ayer y el mañana, los recuerdos recobrados o inventados para no perderse en el tiempo.

IMG_20180730_124055222

 

 

24 de julio 2018. Let me fall again. Julia Borissova.

Let me fall again. Julia Borissova. Autoeditado, 2018.

 

Tapa dura. 20×14,5cm, con hilo cosido de dos colores . Encuadernación a la vista. Hecho a mano. Varios desplegables, origami y carta plegada inserta.

Fotografías encontradas y Julia Borissova. Concepto y diseño, Julia Borissova.

Texto en ruso e inglés, Julia Borissova. Cita de Worstward Ho, Samuel Beckett, en inglés y ruso.

1° edición. Tirada 12/239. Firmado .

Julia Borissova. 2018.

 

Es una delicia siempre descubrir el nuevo trabajo de Julia Borissova. En este caso, otro libro hecho a mano, con plegados y cosidos de una gran delicadeza y cuidado en la realización.

Let me fall again es un homenaje al norteamericano Charles Leroux, aeronauta y paracaidista, cuyo verdadero nombre era Joseph Johnson (1856, Connecticut- 1889, Tallinn). Como en otros trabajos anteriores de Julia, la autora utiliza documentos de archivos que encuentra en la web, después de descubrir en Estonia un libro sobre la vida del paracaidista.

 

Como en anteriores publicaciones también, es un pretexto para tratar un tema que le interesa, el de la caída y el fracaso en el proceso creativo. Leroux, lanzándose con su paracaídas desde un globo, hizo de la caida una razón de ser, viajando por todo el mundo para practicar su arte, desde Nueva York hasta San Petersburgo pasando por Londres, Paris o Berlin.

 

Julia cuenta la vida de Leroux y sus 239 saltos ( tantos como la tirada de Let me fall better ) de una manera poética, como nos ha acostumbrado en sus trabajos anteriores. Aquí es muy bella la mezcla de documentos antiguos, postales coloreadas, cromos (el encanto de un tiempo lento, un pasado intacto en la memoria) intervenidos por la autora. Un simple hilo cosido nos recuerda a la vez la precisión científica de Leroux en la preparación del salto y su extraordinaria levedad. Con una deliciosa delicadeza en los medios, Julia nos acerca a lo mas profundo de la creación, el vértigo de la experimentación, lo más etéreo y frágil.

El hilo recorre todo el libro, libre de movimientos en el aire y recordándonos que la vida pende de él. Pero eso no tiene que frenar la búsqueda de lo que más nos anima.  La caída no es nunca un fracaso, es un proceso siempre renovado. Leroux, desaparecido en el mar de Tallinn un día de viento en el que sin embargo quiso lanzar su paracaídas, no se fue en vano. En la carta que Julia escribe a Leroux, plegada con la precisión de un paracaídas, le confiesa el consuelo de saber que para él hubiese sido un fracaso no intentar la caída. El hilo rojo cosido, tan frágil, es el relevo entre Leroux y Borissova.

La maravillosa levedad de Let me fall again es una vez más un éxito en el camino de Julia Borissova. Pero seguro que este camino ha sido uno repleto de dudas y muchos fracasos. La poesía está en la fragilidad del proceso y la fuerza que lo anima. Precioso libro.

 

 

23 de julio 2018. Devoirs de mémoire. Origin, Fábio Miguel Roque; Ojos que no ven, corazón que no siente, Juan Valbuena; Showa Diary, Kazuma Obara.

Origin, Fábio Miguel Roque. Ojos que no ven, corazón que no siente, Juan Valvuena. Showa Diary ( versión japonesa), Kazuma Obara.

 

IMG_20180711_211710078IMG_20180711_104625325IMG_20180711_214900213

 

 

 

Origin. Fábio Miguel Roque, 3 libros, formatos distintos. Poster A3 y bolsa cosida a mano.

Origin prologue, tapa dura. 21×15 cm. 80 paginas. Diseño Fábio Miguel Roque.

Origin. Tapa blanda, 24x17cm. Edición y diseño Peter Oey. Prólogo, Irina Popova. Poema Fábio Miguel Roque.

Origin, epilogue. Tapa blanda. 10x15cm. 16 paginas.

Editorial The Unknown books. 2017

Ojos que no ven, corazón que no siente, Juan Valbuena. 5 periódicos. Formato tabloide sin grapa, 35×58 cm.  120 paginas. Editorial Phree. 2018

Showa Diary ( version japonesa ). Kazuma Obara.

Tapa blanda. 18×25 cm. Fotografía de archivo y de Kazuma Obara. Texto en japonés.     Tirada 10/50. Autoeditado, Kazuma Obara. 2018

 

 

Se podrían añadir muchísimos libros a esta lista de tres, innumerables sin duda. Estos son libros llegados a casa recientemente, los que me permiten esta corta reflexión. La memoria es intrínseca a la fotografía, o eso parece. Esta nos permite conservar pequeñas y grandes historias, recuerdos de grandes acontecimientos a lo largo de la Historia con mayúscula, o simplemente detalles de momentos poco relevantes en apariencia, que sin embargo forman parte de nuestra propia vida, de nuestra identidad. Son historias que tenemos que contar para que no caigan en el olvido, pasando en el mejor de los casos de generación en generación. O así lo pretendemos. A menudo solo son fragmentos de vida a lo que aferrarse, intentando no caer en la nostalgia.

De estos 3 libros, 2 tratan de Historia con mayúscula, aunque esta no se haya contado como tal en los libros de escuela. El tercero cuenta una historia personal y familiar vista bajo el prisma de la historia de un país.

 

 

 

En Ojos que no ven, corazón que no siente, publicado por Phree, Juan Valvuena narra la relación entre España y su antigua colonia Guinea Ecuatorial. En el 50 aniversario de la independencia de Guinea, la publicación en 5 periódicos clasificados por orden cronológico, entre archivos, testimonios, reportajes, entrevistas y fotografías del propio autor ( sacadas con teléfono móvil para pasar desapercibido ) es un documento  que pone en evidencia el olvido de una historia y un pueblo perdido en los meandros de la dictadura, colonización y descolonización. Ojos que no ven, corazón que no siente, con sus portadas sin fotografías habla de lo que el tiempo y el silencio impuesto han ido borrando. No hay apenas imágenes, los documentos de archivo son pocos o están bien resguardados lejos de los medios de comunicación. Dar la palabra y mostrar las imagenes

 

Fruto de una beca, este trabajo exhaustivo y denso recoge testimonios en primera persona, entrevistas tanto a españoles/guineanos que viven o han vivido y trabajado en Guinea, como a guineanos/españoles que viven en España. Relatos de experiencias y recuerdos de doble cultura e identidades en tierra de nadie, como dice una de las entrevistadas. Ojos que no ven, corazón que no siente es un trabajo que requiere tiempo, un archivo-documento visual para recordarnos que la historia prosigue hoy delante de nuestros ojos, aunque no lo sepamos o no lo queramos ver. Juan Valbuena continua su trabajo sobre territorios y su memoria, rescatando archivos y acontecimientos escondidos y casi borrados de la Historia colectiva.

 

De Kazuma Obara acaba de llegar la version japonesa de sus Showa Diaries, un trabajo largo y minucioso sobre las consecuencias de la 3° guerra mundial en los países invadidos por Japón. Kazuma nos ha acostumbrado a trabajos de una enorme honradez ejecutados con mucha delicadeza y gran cuidado en los detalles, como en Silent Histories,  primera parte del proyecto, que trataba de las victimas olvidadas después de la bomba norteamericana sobre Hiroshima.

 

Showa Diary también mezcla documentos de archivo con fotografías personales que Kazuma saca en los lugares mismos del conflicto, o lo que queda de ellos, además de retratar e entrevistar a los propios protagonistas sobrevivientes. Aquí tambien corre el tiempo, la generación que ha vivido la guerra se va haciendo mayor y va desapareciendo. Quedan aún las huellas de violentos acontecimientos en esos lugares, presencias como fantasmas para quien quiera acercarse a ellas y contar su historia. Kazuma lo hace viajando sin cesar, portando su imagen y su voz tenue pero segura.

 

 

Seguiremos de cerca las próximas publicaciones de Obara sobre este trabajo, lo que el mismo denomina su “lifelong project”. Hasta ahora el fotoperiodista se ha dedicado a retratar lo inefable o invisible a la vista de todos, el sufrimiento callado, el silencio colectivo ante acontecimientos que nos atañen a todos. Showa Diaries es un paso más en su largo recorrido compartiendo una memoria incómoda y sin embargo imprescindible.

 

Origin es una obra múltiple del portugués Fábio Miguel Roque, en tres libros y un póster a modo de árbol genealógico añadido. La publicación trata del origen de su familia, a través de fotografías encontradas en una caja, y olvidadas por casi todas las personas cercanas. Esa parte escondida de los álbumes “oficiales”hizo que Fábio se planteara revisar la historia de sus orígenes.

 

Origin es el descubrimiento y cuestionamiento de Fábio frente a esa parte desconocida de su historia, con nombres y acontecimientos extraños, que eran parte de el sin saberlo. Origin es sobre todo el resultado del tiempo sobre la historia familiar y la visión y  memoria de Fábio. El álbum que nos presenta el autor es la historia del tiempo y la vida que ha transcurrido en esta familia a la vez que en el papel fotográfico y en la memoria.

 

 

Papeles gastados, fotos del revés, anotaciones y retratos en negativo es lo que nos muestra Fábio de su historia familiar escondida. Una parte de la historia solo plasmada en papel que sin embargo ha cambiado la historia de su vida y la percepción que tiene de ella.

El segundo libro, “Prologue” mezcla fotografías actuales de Fábio con otras de su archivo familiar. Aquí se juntan recuerdos personales de sus padres, fotos de la niñez, atravesados por destellos tanto mentales como plasmados en la imagen. Una vida sencilla pasada por el tamiz de la memoria, los recuerdos que quedan sin saber bien porque.

 

Dice Irina Popova en el prólogo que la fotografía es la única respuesta a la gran pregunta de la vida, es lo que hace de ella la metáfora más cercana a la muerte. La memoria que guarda la fotografía no es la vida, pero sí la vida atravesada por nuestra mirada.

 

 

Breathe

Over and over again

Realising

Life is like chapters of burning

A path over fire and water

One  foolish road over mud and bones

Mysteries arise from the ashes

No passkey to the future…

Breathe, Fábio Miguel Roque.

 

5 de junio 2018. The earth is only a little dust under our feet. Bego Antón. Overlapse.

 

The earth is only a little dust under our feet. Bego Antón. Overlapse. 2018.

 

Tapa dura, entelada. 23×17 cm. Color y blanco y negro. 216 paginas. Mapa desplegable. Cinta marcadora.

Fotografías, Bego Antón. Algunas fotografías de archivo.

Textos en inglés Bego Antón , Santi García.

Concepto y edición Bego Antón, Nicolas Polli. Diseño Nicolas Polli.

Tipografía GT Sectra. Impreso en Lituania.

1° edición, tirada 750. Overlapse Books. 2018. Gran Bretaña.

Bego Antón  nos lleva a Islandia de la mano de la editorial britanica indendiente Overlapse. La editorial, con 6 libros ya en su catalogo, ha publicado ya grandes libros y muy recientemente a los españoles Pascual Martínez y Vincent Sáez, con el precioso The tree of life is eternally green.

 

 

Islandia es un lugar especial en la geografía y en nuestro imaginario. Un límite, una frontera pasada la cual la razón o el conocimiento nos sirven de poco frente a la naturaleza particular, al paisaje que se antoja duro y rocoso, terriblemente terrenal y a la vez profundo y misterioso.  Y es que la tierra hecha de piedra bosque y aire es un espacio habitado. Esa tierra es solo un poco de polvo bajo nuestros pies, nos dice Bego, mientras un unicornio nos saluda en la cubierta. Este libro, que por su aspecto nos recuerda los cuentos y fabulas que nos leían de niños, historias mágicas de animales fantásticos y países lejanos e inalcanzables, nos lleva al país de los elfos y trolls.

Bego Antón ha recorrido Islandia hasta sus más recónditos parajes buscando testimonios, huellas e imágenes, merecedora de un diploma de la escuela de elfos.

 

 

Las fotografías de Bego Antón se mezclan en el libro con historias que ella va recogiendo durante el viaje, cuentos fantásticos de videntes y piedras habitadas o cristales de colores, testimonios de presencias traviesas y misteriosas. En esta tierra todo es energía y luz, basta con saber parar y sentir para convencerse. En los montes pelados por el viento, en los bosques, entre las rocas, en el aire están las señales.

 

El libro está lleno de bellos detalles muy cuidados, marca ya de la editorial. Frisos de manuscritos, dragones, planos antiguos desplegables y maravillosos signos tipográficos que suponemos mensajes secretos de los duendes que pueblan estas tierras. Paginas en blanco, entre duda y certeza de una presencia silenciosa e invisible, pero bien real. Los textos lo atestiguan, apareciendo apenas dentro del blanco de la pagina, podemos ver un mundo escondido desde lo interior. Todo está vivo, nos dice Bego Antón, si sabemos descubrirlo.

 

 

Entre rocas y luces de colores, como empezó, acaba este precioso cuento de fábulas y magia del lejano norte. Sin embargo al cerrar el libro no podemos dejar de pensar en buscar a los elfos cerca de nosotros. Islandia los acoje, su tierra, aire y mar los esconden, su población les adora y respeta. Bego Antón los ha traido hasta aquí. Habrá que vigilar las piedras y esa tierra bajo nuestros pies, mirando hacia dentro.