The Armies of those i love, One side will have to go. David Mondedeu.

2

 

The Armies of those i love y One side will have to go son los dos nuevos libros de artista de David Mondedeu. David es un artista que yo calificaría de silencioso, apartado de alguna manera del circuito del Arte, por su forma tan exigente y radical de trabajar y compartir su trabajo. Sus obras son tiradas únicas o muy confidenciales. En este caso, uno solo para The Armies, 10 copias para One side will have to go. Trabaja siempre con fotograbados polímeros, una técnica que añade a la obra, a mi modo de ver, un elemento poético muy importante, una vibración del aire que lo envuelve.

Y es que esta obra tiene mucho que ver con la poesía. No solo en su titulo, sacado en este caso de la obra de Walt Whitman ‘ I sing the body electric’. 

I sing the body electric,

The armies of those I love engirth me and I engirth them,

They will not let me off till I go with them, respond to them,

And discorrupt them, and charge them full with the charge of the soul.

Las 64 imágenes de The Armies of those i love, (su obra más larga hasta hoy), no nos dejan intactos, nos acompañan mostrándonos el fuerte anhelo del hombre en ser más que lo que se le ofrece, lo que toma cuerpo en el.

Estas fotografías, sacadas en Nepal, nos hablan del tiempo que pasa, y de lo que nos apresa, de la soledad. En ellas aparecen relojes, ataduras y cárceles, jaulas que nos rodean y envuelven en cada paso de la vida como una trama. La muerte está presente en la condición del hombre, y aquí se materializa su imagen en diversas formas, tanto mentales como físicas. En la lenta erosión de las estatuas, en la caída vertical, en las marcas formales o geométricas, en la aceptación silenciosa del destino y el fluir del tiempo.

¿Que atan estas cuerdas, todos estos nudos? ¿Encierran al hombre estas barras? Los símbolos de lo que nos ata son muchos aquí, cadenas y candados, pero no pueden impedir el paso de la luz, la mirada más allá de lo visible, los sueños.  Las ‘almas’ que fotografía Mondedeu llevan en su mirada una carga, un dolor, quizá la marca de un destino del cual no pueden escapar. Todo aquí sin embargo nos conduce hacia la luz, hacia la posibilidad de una redención.

Si consideramos este libro como una meta en el trabajo de Mondedeu, por su importancia, su delicadeza y simbolismo, yo veo en estas fotografías un camino hacia una liberación. Las formas geométricas, la cruz, la trama tan presente aquí, me parecen la metáfora de una búsqueda que le lleva a Mondedeu a desprenderse de una narrativa que podríamos llamar ‘emocional’, para llegar en One side will have to go, a un juego entre luz y oscuridad. Una narrativa no menos densa, (el aire aquí también se carga de significado) pero si desprendida de memoria y recuerdos. El tiempo sigue pasando, la muerte sigue anunciada en el reloj, pero el bellísimo baile es un dialogo tanto como una lucha. Una de las dos, oscuridad o luz, tendrá que marcharse, nos dice Mondedeu en el titulo. Sin embargo la belleza está en el canto , en como se responden los opuestos, en la riqueza del abrazo. Uno no existe sin el otro, y los grises se hacen más bellos. En este duelo desarmado, si conocemos bien el trabajo anterior de Mondedeu, está la esencia de su obra, el silencio más expresivo. De la noche nace el día. 

 

Si os hablo hoy de estos dos libros con una sola fotografía es porque van a estar muy pronto en la biblioteca del Museo San Telmo gracias a la donación que va a hacer David Mondedeu a la biblioteca. De esta forma, estarán visibles y al alcance de todos, para disfrute de quien quiera acercarse allí a verlos.  Es un gesto excepcional y muy generoso, y desde aquí le doy mi agradecimiento, de todo corazón. Espero que pronto le veamos por aquí.

Los que estáis en Madrid podéis ver obra suya en Ivory Press, donde además estarán algunas copias de One side will have to go allí a la venta. Por lo demás, en el Reina Sofia, el Museum of fine art de Houston, el Victoria&Albert Museum, y algún otro museo por el mundo.

 

Anuncios

In sickness and in health. 19.10.2018. Halfstory halflife, Raymond Meeks.

img_20181019_141833214

 

I have a sickness. I have it for years, as far as i can remember. It is a strange sickness, and it has no cure. It only seems to get worse. It is an emptiness, a lonelyness and then the continuous and obsessive eagerness for beauty and love. It seems to be never fulfilled, but sometimes it gets very close.

It has to do with childhood, and loss. And with living close to nature, spending hours in a wood, and walking alone in tall grass. It is something i miss every day. Maybe i am still like a child, not succeeding in being an adult.

So the books, the photography books keep me warm. Why photography is something i am not quite sure of. Maybe it is because it has so much to do with something that was here ( or wasn’t it? ) and is no more. A moment so close and nevertheless gone forever, with the illusion of somehow stopping time.

 

 

img_20181019_141437607img_20181019_141452834img_20181019_141516395img_20181019_141550698img_20181019_141605101img_20181019_141626811img_20181019_141642048img_20181019_141650014img_20181019_141658633

Of course it has to do with death, with passing and with keeping something that will manage to last, or so i hope.

Raymond Meeks photography keeps me warm, it has this kind of quality. It takes me back to my chilhood, in some way i cannot explain. It has to do with the sense of belonging and loosing this feeling, a painful nostalgia of something dear forever gone. The beauty of it is this so delicate way the bodies seem to blend into the lanscape, every detail necessary to make things happen into the air, into the perfect light. Something so natural and yet…

It is not so much about what we see first in these photographs that attracts me here, the masculine tribe of teenagers walking together in the wood, cheering on to avoid fear, helping each other before the lonely jump. There is a gravity, a solemn procession into something unknown but necessary, a ritual. Then there is the silent weightlessness, the beautiful movements drawing an unlikely dance in the dark.

 

 

img_20181019_141714970img_20181019_141744829img_20181019_141804386img_20181019_141816855img_20181019_141849570img_20181019_141901918img_20181019_141912612img_20181019_141930436img_20181019_141948623

Is it my morbid vertigo? It surely has to do with my old fears. But  Halfstory Halflife is so much more than fear and death. It is after all a celebration of life. It tells so well the vibration of the air in the mystery of darkness, the grace of youth in the awkward  movements in the void, the certainty that there must be a tomorrow, a new beginning after that. Time stops for a second in this wood like in a sacred place, and everything is possible, away from average teenagers’ clumsyness. Nature is an adventurous place that carries dreams and hopes as well as fears. The jump is in the darkness, (no clear water here), except for one picture where the rock ends on a white surrounding, an even more frightening wall.

 

img_20181019_142006251img_20181019_142019129img_20181019_142028909img_20181019_142041953img_20181019_142102915img_20181019_142116786img_20181019_142128458img_20181019_142142944

There is an absolute tenderness here, a delicacy in the form and spirit reflected among the fear and the masculine faces, the almost unfinished bodies . The acne boys boast and smile clumsily, but there is one picture of luminous and silent girls watching the scene. We can only imagine that they are going to jump too, but Meeks leave us wondering. Because their smile is a bit mischievous and teasing, they may only be the judges of the scene, the reason for all this is happening.

As for me, I can only see this darkness as a womb, the jump as a new childbirth, a beautiful movement of surrender, a moment of grace. What will happen after that  is  another halfstory.

 

img_20181019_142155652img_20181019_142214638img_20181019_142225154img_20181019_142240814

I realize as i write these lines that my two favorite books of the year are this one and Birth by Carmen Winnant. It cannot be by accident. “I hope ya make it”, i hope we all make it. Stay warm.

 

Halfstory halflife. Raymond Meeks. Chose Commune.

Softcover with flaps. 28×22 cm.

Black and white photographies. 144 pages.

Photographs and text, Raymond Meeks.

Editorial direction, Cécile Poimboeuf-Koizumi and Vasantha Yogananthan.

Design, Bureau Kayser

1° edition.

Chose Commune, France. 2018.

L’amour flou, par Halogénure, revue de photographie indispensable

Merci , Fabien Ribery, Halogénure et Annakarin Quinto!

Le blog de Fabien Ribery

ilias georgiadis 01 © Ilias Georgiadis

Revoilà Halogénure, et c’est une nouvelle fois un bain de jouvence, une source d’enchantements graphiques et de découvertes tous azimuts.

Qu’une telle revue puisse subsister et s’imposer dans le champ de la réflexion sur la photographie contemporaine possédant une vaste mémoire est une joie simple et vraie.

Halogénure est une tribu sauvage, des trognes d’irréductibles ne craignant pas le cannibalisme, des savants en tenue de camouflage, des frelons asiatiques faisant des ravages dans le petit monde de la photographie.

ilias georgiadis 02 © Ilias Georgiadis

CIRCUS-04_Sabrina-Caramanico © Sabrina Caramanico

Dans son édito, Jean Fournier le dit sans ambages, Halogénure, c’est « l’amour du noir et blanc, l’amour du contraste, l’amour du grain, de la fragmentation, de l’imperfection, du malentendu fécond, de la dissolution des formes, de l’amour flou. »

« L’amour des planches-contacts et des tirages faits maisons, des pellicules clandestines et des chimies frelatées… bref, un retour à la photographie âpre…

Ver la entrada original 633 palabras más

3 de agosto 2018. Cry of an echo. Malgorzata Stankiewicz.

Cry of an echo. Malgorzata Stankiewicz. Lecturis, 2018.

 

 

Tapa blanda, con sobrecubierta. 32×23,5 cm. 96 paginas. Blanco y negro.

Encuadernación a la vista.

Fotografías y diseño, Malgorzata Stankiewicz. Texto en inglés, Stankiewicz.

Impresión, Wilco Art books. Papel Munchen Print Cream 80 gr.

1° edición. Existen 17 copias hechas a mano por la artista con papel sumi japonés.

Lecturis 2018. Precio, 29,95 en la editorial.

 

Malgorzata Stankiewicz es una fotógrafa polaca afincada en Suiza. Con Cry of an echo ha ganado el  Unseen Dummy Award de 2017, y ayer mismo presentaba la publicación de Lecturis en la sede de Unseen.

Este trabajo nace en 2016, cuando el gobierno polaco decide una gran tala al bosque de Bialowieza, uno de los últimos bosques primitivos, declarado Reserva de la biosfera por la Unesco. Durante varios meses, Malgorzata fotografía el bosque, y posteriormente altera sus copias con varios procesos químicos para llegar al resultado que vemos aquí.

IMG_20180802_121217047IMG_20180802_121226799IMG_20180802_121236134IMG_20180802_121251015IMG_20180802_121300652IMG_20180802_121319944IMG_20180802_121327609IMG_20180802_121345086IMG_20180802_121404490IMG_20180802_121413098

El bosque es un lugar mágico, y muchas veces ha sido representado en la historia del Arte. Numerosos fotógrafos se han adentrado en él para tratar de descubrir y representar el misterio y la energía que emana de él. En algunos casos es un espacio inquietante, un lugar donde se cristalizan los miedos, como en Forest, de Jitka Hanzlova, en otros es un lugar de meditación y contemplación, con Awoiska van der Molen en Blanco, o Stray, de Paul GaffneyStephen Gill , en Night Procession lo describe como un lugar mágico donde se esconde una vida secreta, lejos de nuestra vista y nuestro cotidiano.

El bosque primitivo añade a esto el poder de contener en él el origen de la vida, la memoria de un tiempo por donde no ha pasado la mano del hombre. Bialowieza contiene aún esa memoria y Malgorzata siente la agresión de la tala programada y la transmite como una herida indeleble .

IMG_20180802_121423661IMG_20180802_121436593IMG_20180802_121448268IMG_20180802_121500243IMG_20180802_121510434IMG_20180802_121518067IMG_20180802_121529398IMG_20180802_121536804IMG_20180802_121607357IMG_20180802_121615642IMG_20180802_121622844IMG_20180802_121631416

Stankiewicz usa procesos químicos para alterar sus fotografías: lavadas, blanqueadas, en parte comidas por el ácido o pintadas con tinta india para retoques. El blanco y negro cobra tonos verdosos y blancos sucios, que se aprecian difícilmente en mis fotografías.  Pero Malgorzata deja cicatrices que son heridas tanto suyas como del bosque. Su proceso silencioso y ahogado en la densidad del espacio es sin embargo muy bello y poético. La huella que queda en estas fotografías parece un pequeño gesto ante la magnitud de lo que está en juego aquí. La metáfora cobra todo su sentido entre las páginas de este llanto. La materia se descompone como la memoria de lo que fue el bosque, desvaneciéndose o desapareciendo en agujeros negros.

IMG_20180802_121647970IMG_20180802_121654923IMG_20180802_121701793IMG_20180802_121709710IMG_20180802_121716988IMG_20180802_121726348IMG_20180802_121740871IMG_20180802_121752049IMG_20180802_121757875IMG_20180802_121804618IMG_20180802_121811920IMG_20180802_121824646#1IMG_20180802_121837749

El bosque es sagrado. Negro, denso, infranqueable, es un lugar donde se forma un magma creador de vida, atravesado por los rayos, donde el proceso de vida y muerte parece inalterable. Esa pura energía también contiene espacios de serenidad y dulzura, acariciados por la luz. Llega hasta nosotros el eco primitivo, el origen de la vida. Malgorzata consigue transmitir en este muy bello libro la fuerza y la fragilidad de nuestro mundo.

 

31 de julio 2018. Just like you, but different. Fiona Struengmann.

Just like you, but different. Fiona Struengmann. Autoeditado. 2017.

Tapa dura, cubierta a mano troquelada. 27,5×21,5 cm.

Fotografías de archivo manipuladas, Fiona Struengmann.

Texto en inglés, Fiona Struengmann.

Diseño, Fina Struengmann.

1° edición, numerada y firmada. Tirada 121/250.

Autoeditado, Fiona Struengmann, 2017. Precio 35 Euros.

 

Este libro bien podría haber figurado el otro día en la entrada sobre la memoria y los recuerdos. Just like you, but different  nace de un archivo de cerca de 7000 fotografías que le proporciona a Fiona Struengmann una coleccionista a la que conoce en un mercadillo. Esta persona acumula cajas y cajas de fotografías durante 50 años y quiere al fin deshacerse de ellas. El archivo proviene de Alemania, y lo podemos situar entre los años 20 y 50. De ese archivo la artista rescata en esta publicación una veintena de fotografías que ella se apodera y transforma.

 

Fiona ( 1986, Alemania ) es una artista que trabaja tanto con la fotografía como con el dibujo. A menudo se mezclan las prácticas en su obra, y aquí nos encontramos con fotografías intervenidas con varias técnicas: borrando parte de la fotografía, usando herramientas químicas, o pintando sobre ella. En algún caso vemos cómo dibuja con aguja sobre la propia imagen.

Son fotografías en las que nos podemos reconocer, o que resultan familiares: grupos de gente paseando por la calle, niños jugando, momentos casuales o que parecen tener poca transcendencia. En cualquier álbum familiar antiguo encontramos cientos de ellas, parientes y amigos discurriendo tranquilamente. Fiona les da un tratamiento dramático y enigmático aislando las figuras, borrando el entorno, haciendo desaparecer o transformando unas circunstancias que solo podemos imaginar o recrear en el espacio dejado en blanco de la pagina.

IMG_20180730_123741640IMG_20180730_123747673IMG_20180730_123756781IMG_20180730_123801679img_20180730_123810744.jpgIMG_20180730_123829544IMG_20180730_123833979IMG_20180730_123843781IMG_20180730_123847977IMG_20180730_123901619

 

La poesía de estas fotografías reside en ese espacio de la memoria en que los recuerdos, borrosos como estas imágenes, son reinterpretados, en el tiempo que juega a favor de la imaginación, de los pensamientos furtivos.

Bailarás aún conmigo?

ahora mañana

ahora luego

ahora ayer

Fiona hace suyos los recuerdos de otros, sus gestos, sus posturas, los paisajes que  habitan. Desde la lejanía y la extrañeza busca un lazo común al que añade una historia, una emoción, que a su vez tiene un eco en nuestra propia memoria. Como nosotros, pero diferente/just like you, but different.

img_20180730_123910347-e1532989192117.jpgimg_20180730_123913924.jpgimg_20180730_123921773.jpgIMG_20180730_123928711#1IMG_20180730_123933644#1img_20180730_123941311.jpgIMG_20180730_123951347#1IMG_20180730_123959351IMG_20180730_124003657

El trabajo de Fiona es muy bello en su aspecto táctil, acentuado por la calidad del papel, en sus capas, sus fondos donde se mezcla el olvido y el resurgir, como brumas perdidas en el tiempo. Rozando la abstracción algunas imágenes lavadas me recuerdan a Twombly y su escritura poética. Rasgos escapados entre las siluetas, fantasmas de otros recuerdos. Las memorias compartidas de Fiona son bellas tanto como enigmáticas.

IMG_20180730_124012037#1IMG_20180730_124021760#1IMG_20180730_124030689

 

La pagina que cierra el libro es una última enigma: lineas y cifras, y un Thank you de agradecimiento. Fiona marca la distancia que le separa de cada persona que le ha ayudado en la producción del libro. La distancia se mide en metros, pero cada linea fina es también una manera de acercarse. Comprendemos que Just like you, but different es  un lazo entre los fotografiados, la archivista, la autora y el lector, entre el ayer y el mañana, los recuerdos recobrados o inventados para no perderse en el tiempo.

IMG_20180730_124055222

 

 

24 de julio 2018. Let me fall again. Julia Borissova.

Let me fall again. Julia Borissova. Autoeditado, 2018.

 

Tapa dura. 20×14,5cm, con hilo cosido de dos colores . Encuadernación a la vista. Hecho a mano. Varios desplegables, origami y carta plegada inserta.

Fotografías encontradas y Julia Borissova. Concepto y diseño, Julia Borissova.

Texto en ruso e inglés, Julia Borissova. Cita de Worstward Ho, Samuel Beckett, en inglés y ruso.

1° edición. Tirada 12/239. Firmado .

Julia Borissova. 2018.

 

Es una delicia siempre descubrir el nuevo trabajo de Julia Borissova. En este caso, otro libro hecho a mano, con plegados y cosidos de una gran delicadeza y cuidado en la realización.

Let me fall again es un homenaje al norteamericano Charles Leroux, aeronauta y paracaidista, cuyo verdadero nombre era Joseph Johnson (1856, Connecticut- 1889, Tallinn). Como en otros trabajos anteriores de Julia, la autora utiliza documentos de archivos que encuentra en la web, después de descubrir en Estonia un libro sobre la vida del paracaidista.

 

Como en anteriores publicaciones también, es un pretexto para tratar un tema que le interesa, el de la caída y el fracaso en el proceso creativo. Leroux, lanzándose con su paracaídas desde un globo, hizo de la caida una razón de ser, viajando por todo el mundo para practicar su arte, desde Nueva York hasta San Petersburgo pasando por Londres, Paris o Berlin.

 

Julia cuenta la vida de Leroux y sus 239 saltos ( tantos como la tirada de Let me fall better ) de una manera poética, como nos ha acostumbrado en sus trabajos anteriores. Aquí es muy bella la mezcla de documentos antiguos, postales coloreadas, cromos (el encanto de un tiempo lento, un pasado intacto en la memoria) intervenidos por la autora. Un simple hilo cosido nos recuerda a la vez la precisión científica de Leroux en la preparación del salto y su extraordinaria levedad. Con una deliciosa delicadeza en los medios, Julia nos acerca a lo mas profundo de la creación, el vértigo de la experimentación, lo más etéreo y frágil.

El hilo recorre todo el libro, libre de movimientos en el aire y recordándonos que la vida pende de él. Pero eso no tiene que frenar la búsqueda de lo que más nos anima.  La caída no es nunca un fracaso, es un proceso siempre renovado. Leroux, desaparecido en el mar de Tallinn un día de viento en el que sin embargo quiso lanzar su paracaídas, no se fue en vano. En la carta que Julia escribe a Leroux, plegada con la precisión de un paracaídas, le confiesa el consuelo de saber que para él hubiese sido un fracaso no intentar la caída. El hilo rojo cosido, tan frágil, es el relevo entre Leroux y Borissova.

La maravillosa levedad de Let me fall again es una vez más un éxito en el camino de Julia Borissova. Pero seguro que este camino ha sido uno repleto de dudas y muchos fracasos. La poesía está en la fragilidad del proceso y la fuerza que lo anima. Precioso libro.